Derecho corporativo

Las zonas económicas y sociales especiales como alternativa frente a la crisis del COVID-19

Desde el mes de noviembre de 2019 los municipios de Armenia y Quibdó y, los departamentos de Norte de Santander y Arauca fueron declarados por el Presidente de la República como Zonas Económicas y Sociales Especiales (en adelante “ZESE”) con el fin de atraer inversión a estos territorios y mejorar sus índices de desempleo.

La declaratoria de estas zonas como ZESE trae consigo la eliminación del pago del impuesto de renta para las sociedades que se acojan al régimen por los primeros 5 años y, disminución del 50% de la tarifa general aplicable para los siguientes 5 años. Estos beneficios tributarios son aplicables para las empresas nuevas o existentes que tengan como domicilio principal un territorio denominado ZESE y desarrollen sus actividades principales en el mismo.

Sólo se pueden acoger a este régimen aquellas sociedades que generan su mayor cantidad de ingresos a través de actividades industriales, agropecuarias o comerciales y adicionalmente se exige que las empresas beneficiarias acrediten el aumento de los empleados que generan durante los periodos gravables que se beneficien de este régimen. Por último, es importante que estas empresas cumplan de manera estricta con el envió de información requerida por la DIAN.

Las sociedades existentes que trasladen su domicilio principal fiscal al territorio ZESE no podrán aplicar al régimen especial. No obstante, cabría la posibilidad de que una sociedad resultante de una fusión o escisión que cumpla los requisitos para que le sea aplicable el régimen ZESE, se beneficie de sus tarifas especiales en los periodos fiscales posteriores a aquel en el cual se consolide la respectiva operación de reorganización. Esta y otras posibilidades podrían entrar a estudiarse en cada caso específico para buscar acogerse a las tarifas especiales del régimen tributario ZESE.

Colombia enfrenta un gran desafío para superar la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID 19 y, se prevé que, las consecuencias que traerá consigo para la economía nacional serán catastróficas. Así, el régimen tributario ZESE puede ser una buena opción para aquellas empresas, emprendimientos e inversionistas que se encuentran ya operando o por operar y buscan reducir la alta carga impositiva de nuestro país con el objetivo de sobrevivir esta crisis económica. En tal sentido, la implementación rápida y efectiva de las ZESE en cada caso específico puede llegar a representar una de las principales alternativas para enfrentar la crisis que apenas comienza.

Habrá plazo hasta el 24 de marzo de 2022 para acogerse al régimen tributario ZESE.

Por admin, 27 de mayo de 2020